jump to navigation

La fábula geek de los tres cerditos marzo 27, 2016

Posted by Sergio in Humor, Tecnología.
trackback

Había una vez tres cerditos que eran hermanos, cada uno de ellos tenía su propio computador. Su vida podría ser tranquila y feliz, de no ser por el lobo feroz, que siempre intentaba espiarlos para saber dónde estaban, qué hacían, cuáles eran sus gustos y quiénes eran sus amigos, para así tenerlos bajo control, poder tenderles pequeñas trampas, y obligarlos a comprar productos de mala calidad y a precios excesivos.

– Instalaremos un sistema operativo con buenos firewalls y antivirus, así estaremos a salvo de sus ataques. – dijo el mayor de ellos. A los otros dos les pareció una buena idea, y se pusieran manos a la obra, cada uno instalando su sistema.

– Al mío le instalaré Windows – dijo el más pequeño-, es fácil de instalar, puedo conseguir muchos programas pirateados, y todo el mundo lo usa. Terminaré muy pronto y podré ir a jugar.

El hermano mediano decidió que su computador tendría Mac OS X:
– Si es el más caro, debe ser el mejor, además es bonito y puedo presumir de él, – explicó a sus hermanos, – Lo configuraré en un santiamén y me iré también a jugar.

El mayor decidió instalar Linux. – Aunque me cueste mucho esfuerzo y deba aprender muchas cosas, será muy fuerte y resistente, y estaré a salvo del lobo, es libre y podré comprar programas o descargar programas gratuitos. Además le pondré mi propio servidor web y mi propio servidor de correo.

Cuando los tres computadores estuvieron con su sistema instalado y configurado, los cerditos trabajaban, leían sus correos y navegaban por la web, felices por haber acabado con el problema:
– ¡No nos podrá espiar el Lobo Feroz!
– ¡En mi computador no puede entrar el Lobo Feroz!

De detrás de un árbol grande surgió el lobo, rugiendo y gritando:
– Cerditos, ¡me voy a enterar de todo lo que hacen!, ¡les instalaré virus y tendrán que comprarme antivirus!, ¡les venderé mis productos al precio que yo quiera!, ¡serán mis esclavos!

Cada uno siguió trabajando en su computador, pensando que estaban a salvo, pero el Lobo Feroz mandó mails fraudulentos, diseñó páginas web con recursos de phishing, y puso a disposición programas piratas con troyanos y backdoors y aulló:
– ¡Atacaré y atacaré y las defensas derribaré!. Lanzó sus ataques y Windows pronto estuvo en sus manos, completamente infectado, navegaba muy lento, cada cosa que hacía era registrada por el lobo, y se llenaba de propaganda.

El cerdito pequeño corrió lo más rápido que pudo y se fué a trabajar con el hermano mediano.
– ¡No nos atacará el Lobo Feroz!
– ¡En Mac OS X no puede entrar el Lobo Feroz! – cantaban los cerditos.
Ahora el Lobo, más enfurecido que antes al sentirse engañado, se dedicó a diseñar sucias estrategias de marketing gruñendo:
– ¡Atacaré y atacaré y de Mac me apoderaré!, se adueñó de todos los programas, hasta para las tareas más mínimas de Mac, los diseñó a su antojo con utilidades de espionaje,  los vendió a precios exorbitantes. Al poco tiempo ya no podían hacer nada con el Mac pues no tenían dinero ni programas, y todo lo que hacían era controlado por el lobo, y los dos cerditos corrieron a trabajar con el mayor.

– ¡No nos atacará el Lobo Feroz! – Cantaban los cerditos.
El lobo estaba realmente enfadado, y deseaba someter a los Tres Cerditos más que nunca, y frente a la puerta bramó:
– ¡Atacaré y atacaré y a Linux derribaré! Y diseño trampas de todo tipo, rootkits, backdoors etc.
Atacó y atacó, pero el computador con Linux era muy resistente y no conseguía su propósito. Decidió escanear puertos y acceder en forma remota, pero el cerdito mayor que había aprendido mucho, tenía todos los puertos bajo control, y además detectó vulnerabilidades en el computador del lobo, que le permitieron contraatacarlo. Sin lograr su objetivo, el lobo salió huyendo hacia el lago.

Los cerditos no le volvieron a ver. El mayor de ellos regañó a los otros dos por haber sido tan perezosos y ponerse en peligro, y si algún día vais por el bosque y veis tres cerdos, sabréis que son los Tres Cerditos porque les gusta cantar:
– ¡No nos atacará el Lobo Feroz!
– ¡En Linux no puede entrar el Lobo Feroz!.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: